EL MUNDO, UN DÍA

Blog del Periodista Manuel Jesús Orbegozo. Este blog se mantendrá en línea como tributo a quien con su pluma forjo generaciones de periodistas desde la aulas sanmarquinas. MJO siempre presente.

My Photo
Name:
Location: Lima, Lima, Peru

Primero, recorrió todo su país en plan informativo, y luego casi todo el mundo con el mismo afán. Por lo menos, muchos de los grandes sucesos mundiales de los últimos 30 años del siglo XX (guerras, epidemias, citas cumbres, desastres, olimpiadas deportivas, etc.) fueron cubiertos por este hombre de prensa emprendedor, humanista, bajo de cuerpo pero alto de espíritu, silencioso, de vuelo rasante, como un alcatraz antes que de alturas, como un águila, por considerar que la soberbia es negativa para el espíritu humano. Trabajó en La Crónica y Expreso, y más de 30 años en el diario El Comercio como Jefe de Redacción, luego fue Director del diario oficial El Peruano y como profesor de periodismo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos lo sigue siendo aún después de 30 años seguidos. Esta es un apretada síntesis de la vida de un periodista hizo historia en el Perú y en muchos de quienes lo conocieron. Puede además ver su galeria fotográfica en http://mjorbe.jalbum.net Nota: MJO partio el 12 de setiembre para hacer una entrevista, la más larga de todas. MJO no se ha ido, vive en cada uno de los corazones de quienes lo conocieron.

Tuesday, April 03, 2007

LAS MALVINAS:

AÑORANZA Y HOMENAJE A LAS ISLAS ARGENTINAS


Andaba en Londres, abril del 82. Por entonces, circulaban noticias ávidas de que la situación en el sur de Argentina continuaban graves. El general Leopoldo Galtieri había ordenado que sus tropas acantonadas en el sur glacial ocuparan las islas Malvinas que eran de Argentina, del Continente americano, no de ningún país extranjero.
Las noticias eran alarmantes. Se decía que desde el 2 de abril Argentina había recuperado las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur que siempre les pertenecieron. Habían sido recuperadas por las fuerzas armadas argentinas y eso, a los latinoamericanos, nos llenaba de orgullo en cualquier lugar del mundo donde nos encontráramos.
Lo que más nos enorgullecía era que las noticias confirmaban que el Perú estaba apoyando a Argentina, que había habido una sesión en la ONU y que, lógicamente, los Estados Unidos de Norteamérica se había declarado no a favor de Argentina, sino de Gran Bretaña; el Perú, no.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas había aprobado la Resoluciòn 502 exigiendo el retiro argentino y luego negociaciones entre los países poderosos que dominan la ONU.
Pero los argentinos no cedían.

Eran los primeros días de mayo y el problema ocupaba los titulares de la prensa londinense, todos airosos y prepotentes.
Los periodistas locales y extranjeros que estabamos en Londres amanecíamos en los alrededores de Down Street donde vivía Margaret Thatcher para escuchar sus declaraciones. Solo tenían acceso tres o cuatro periodistas, los cientos de hombres de prensa, nos quedábamos en los alrededores sin poder entrar, prohibidos terminantemente de sobrepasar las rejas que la policía instaló; veíamos de lejos a la ministra Thatcher, moviendo las manos, encendida de cólera, se le nota intransigente hasta la pared de enfrente.
Los ingleses flemáticos mordían sus sandwiches fríos porque para ellos, esos episodios les eran conocidos.

Eran los últimos días de abril y los primeros de mayo cuando se supo que la aviación británica había atacado a Puerto Argentino aunque los americanos no se quedaban atrás, estaban decididos a todo.
Galtieri convocó a licenciados de 1961 lo que significaba que estaba decidido a todo, a continuar la guerra hasta reconquistar las islas que les pertenecía desde la noche de los tiempos.
Hasta que se supo sobre el hundimiento del crucero argentino General Belgrano con más de 300 tripulantes. Esto causó mucha alegría a los ingleses en las calles de Londres. Pero, entonces, los argentinos se encorajinan y hunden el famoso crucero británico HMS Shefield. Los diarios londinenses no mencionan “euforia” pero eso era lo que vivían los latinoamericanos.

REGRESO AL PERU

Regreso a Lima, pero con el sueño periodístico de ir a Las Malvinas.
Consigo que El Comercio ordene que vaya y viajo a fines de mayo cuando el doctor Javier Pérez de Cuellar, en la ONU, ofrece noticias desconsoladoras en el sentido de que Gran Bretaña no permite de ninguna manera que Las Malvinas regresen a Argentina.
Se sabía extraoficialmente que el Perú ayudaba a Argentina hasta con armas, con misiles Exocet, inclusive que uno de esos misiles había hundido al Shefield.
Con mi amiga Victoria, esposa de Ariel Canzani, poeta argentino que mantenía conmigo una larga y profunda amistad, nos íbamos al centro de la ciudad a recoger noticias y ver el ambiente.
Este era de júbilo, aunque lógicamente, la tristeza los invadía cuando las noticias eran negativas.
La famosa Calle Corrientes del tango de Gardel, y todas las clásicas calles bonaerenses se apretaban de viandantes alegres, dicharacheros como son ellos, y de hurras, !Viva Argentina, Viva Las Malvinas!, para celebrar el triunfo de sus aguerridos marinos, la mayoría imberbes.


JUAN PABLO II

La mañana del 4 de junio estuve a punto de viajar al Sur, hasta cerca de Puerto Argentino, pero era muy difícil obtener permiso en la administración militar.
Las noticias dadas por Clarin esa mañana fueron desconsoladoras. Los británicos toman Monte Kent y la ONU veta el cese del fuego en la ONU o sea, lo que quieren los países poderosos es acabar con Argentina. ¨¿Quiénes sostienen este pedido? Solo Gran Gretaña y los Estados Unidos.
La inminencia de la llegada del papa Juan Pablo II se acerca. Debe llegar pasado mañana 11.

Los argentinos son muy católicos y esperan con ansiedad a Su Santidad, se le preparas una recepción apoteósica, como que así sucedió. Sin embargo, en los medios políticos no se le tiene mucha fe. Algunos analistas criollos consideran que el Papa estará más por Gran Bretaña que por Argentinas.
Juan Pablo II venía intercediendo por la paz desde los primeros días de iniciado el conflicto, pero, claro, los británicos no le hacían caso.
Ya el 11 de abril, exhortó a ambos países para que depusieran su actitud bélica, pero ni Haig ni Méndez se ponen de acuerdo, transigen.
El 28 de mayo, el Papa viaja a Londres en misión evangélica, pero, en el fondo, le preocupaba la situación en América Latina. La respuesta britànica: 4 mil soldados en cuatro regimientos avanzaban sobre Darwin y Gradera del Ganso, muy cerca al Polo.

Con mi amiga Victoria fuimos a la recepción que Buenos Aires le hacía al Papa. Recepción apoteósica. Esa mañana, increíblemente, amaneció muy gris. No había sol y por último, llovió a cántaros. Lluvia fuerte de mal presagio. De todos modos con sombrilla o sin sombrilla, los bonaerenses católicos abarrotaron las calles y salieron a aplaudirlo desde Ezeiza hasta la Curia Episcopal.
Pero, se produjo un “milagro”, media hora antes de que llegara el Santo Padre, dejó de llover y asomó el sol para participar en la recepción.
Los periodistas pugnábamos por acercarnos cada vez más al ilustre visitante, pero solo los privilegiados de la CNN y de Clarín, por ejemplo, estaban a punto de cañón.
Mientras el Papa se reúne con las autoridades políticas para proponer soluciones, los británicos repatrían a sus sobrevivientes, los 700 del HMS Coventry, Ardent y Antelope hundidos por los argentinos.
Sin embargo, la guerra está decidida: el 13 de junio las fuerzas británicas rompen la defensa argentina y toman 400 prisioneros en Puerto Argentino.
Los británicos diezman a las tropas gauchas que se les oponen.
Esa tarde del 13 de junio, con Victoria y sus hijos, alcanzamos la medianoche gritando ¡Viva Argentina!, ¡Viva las Malvinas!, por las calles del centro. Nadie quería la rendición, el pueblo estaba delirante.

LA DERROTA
Pero, todo estaba escrito. Al amanecer el 14, las noticias eran devastadoras. Se había establecido un silencio mortal. Las calles estaban vacías en todo Buenos Aires, las noticias eran absolutamente desconsoladoras: Los generales Mario Benjamín Menéndez por las fuerzas argentinas y Jeremy Moore, por Gran Bretaña habían acordado “Cese del fuego” y rendición de Argentina.
Después del medio día, todo Buenos Aires estaba en la calle.
Pero había que anotar dos sentimientos totalmente ubicables: pesar por perder Las Malvinas, pero indignación por haberse rendido.
El pueblo maldecía la hora en que Argentina se había doblegado y lloraba. Victoria se recostaba en mi hombro y lloraba a gritos. Lloraban mis amigos, Juan y Pedro Lamise. Y el funcionario del hotel donde me alojaba, no lo podía creer. En sus ojos claros se notaba una película de cristal permanente: eran lágrimas
El Papa, a quien habíamos visto de cerca en la Iglesia de la Virgen de Lujan, ya se había regresado al Vaticano.
Es posible que yo también haya soltado muchas lágrimas pero no de pesar por el llanto de los argentinos, sino porque en este siglo XX todavía hay países prepotentes que se siguen sintiendo dueños de lo que nunca fue de ellos.
El colonialismo, las pruebas del robo (Las Malvinas, Guantánamo,etc.) que algunos países europeos y, en estos siglos recientes, los Estados Unidos de Norteamérica, deben desaparecer para siempre y de esa ignominia no quedar ni siquiera huellas.
(Manuel Jesús Orbegozo, (TESTIGO DE SU TIEMPO, pag.253/57, Fondo de Cultura Económica, México.2006)

10 Comments:

Anonymous Balboa said...

Profesor: Las Malvinas fue un factor de distraccion de la dictasdura argentina. Asi trataba de evitar odisminuir lapresion interna contra la falta de libertad. No entiendo su apoyo.

Celebro la alegria de usted con ese exito militar peruano de los misles exocet. Quiza la unica y pirrica victoria del ejercito peruano.

Sin embargo, amigo mio, por que tanta publicidad probelica? no l oentiendo, elhombre esta hecho para la paz y no para la guerra.

5:14 PM  
Blogger Manuel Jesús Orbegozo said...

Al señor Balboa:

En ningúna parte de mi crónica celebro triunfos bélicos del Perú. Mencionó el hecho de la ayuda del Perú a la Argentina que intentaba rescatar a las Malvinas americanas de las manos de un colonialista europeo.
Triste habría sido que ayudara a un país americano para atacar a otro pais americano como hizo Chile, por ejemllo, que le envió armas al Ecuador para que nos atacara en plena contienda. Felizmente, con esa ayuda y todo logramos la paz.
No hago puclicidad prebélica, más bien quisiera humildemente pedirle a los países armamentistas que no sigan esa racha maldita.
Aunque ahora las guerras son sofisticadas y no se precisa de disparar primero y luego molerles los cráneos a culatazos a los enemigos, preferibles es evitar las guerras, no incentivarlas.
Por ejmplo,malo que EE.UU. esté a punto de venderle a Chile -no sé si Ud. es chileno- uno de los aviones de combate más modernos del mundo, para atacar a quién, ah?
Usted, ¿qué opina, a quién, ah?
Saludos.
MJO

7:51 AM  
Anonymous Balboa said...

Querido profesor:

Soy ciudadano del mundo contrario a las guerras. Yo creo que usted vive pensandoque Chile atacara un dia a Peru, cosa que contravendria todas las normas internacionales y provocaria la condena unanime del resto del mundo.

Escribo desde las Naciones Unidas, donde trabajo por la paz y en contra de la beligerancia entre los pueblos.

Por cierto, un consejo de amigo, revise la concrdancia

9:04 AM  
Anonymous Shylock said...

Viva Peru y gracias a la ayuda peruana durante la guerra. Abajo el imperio colonial, las malvinas argentinas

Profesor mi hermano murio en aquella guerra, fue por un error por fuego amigo, creo que la municion era peruana, pero ese detalle no importa, lo importante es que nos ayudaron. mi hermano no dio la vida por nada, la dio por la patri argentina, por la libertad para las naciones hispanoamericnaas.. Gracias porfesor por la ayuda d e su pais

3:03 PM  
Anonymous Anonymous said...

EL COMERCIO EDICION DEL 02/04/2007

Pilotos de la FAP llevaron los Mirage a Buenos Aires en vuelo silencioso


Fue una madrugada de mayo de 1982 cuando las 10 naves partieron de La Joya. Les sustituyeron las insignia, bandera y matrícula peruanas por las de Argentina


Por Alfredo Alí Álava

Cuando despegaron de La Joya (Arequipa), después de dejar su base de origen, Chiclayo, los 10 Mirage M5-P debieron elevarse por encima de los 33 mil pies en un vuelo silencioso, con los equipos de radio apagados, para evitar ser detectados por los radares bolivianos y, especialmente, por los chilenos que jugaban su partido a favor de la corona británica. Fue un vuelo por ruta de frontera a una velocidad promedio de 800 a 900 kilómetros por hora.


"Nos preocupamos en planificar bien el vuelo. No temíamos tanto que nos detectara Bolivia, pues considerábamos que ellos no tenían capacidad para hacerlo. El problema era Chile y sus radares que, probablemente, tenían en Iquique y Antofagasta. Pasamos, sin embargo, sin contratiempos", recordó un piloto que prefirió el anonimato.

6:55 PM  
Anonymous Balboa said...

Esas naves tuvieron utilidad?

Lo digo por que a mi me parece observar mucha epopeya barata, digna de una verson descafeinada de un drama griego

1:52 PM  
Blogger Manuel Jesús Orbegozo said...

Al señor Balboa:

Comentario intrascendente a su segundo comentario. Usted me aconseja tener cuidado con la concordancia. Yo también le recomendaria más cuidado al escribir cuestiones más simples, por ejemplo:
1.- No es "pensandoque", sino "pensando que".
2.- No es "atacara", sino "atacará".
3.- No es "dia", sino "día".
4.- No es "Peru", sio "Perú".
5.- No es "unanime", sino "unánima".
6.- No es "concrdancia", sino "concordancia.
Estas faltas no me permiten colegir que ud..no sabe escribir elementlamente el castellano, no?.
No sea beligerante, señor Balboa y a nombre de la ONU, firme la paz, por favor.

Respecto de quien es más amante de la paz, lo deafío. Ud. conoce las guerras solo de oido, yo he estado en casi todas las guerras de los últimos 50 aós (Vietnam- Irak), aunque lógicamente no com combatiente sino como reportero.
Saludos.
MJO


A los demás comentaristas, gracias y felicitaciones por el informe sobre la ayuda del Perú a la Argentina. Así nos debemos comportar entre nosotros, los paises latinoamericanos.
Saludos
MJO

2:21 PM  
Anonymous Gabriel said...

Por cierto, ya que menciona Chile (obvio), le recuerdo que Argentina le vendió PROBADAMENTE armas a Ecuador mientras estaba en guerra con Perú, en el gobierno de Menem.

Espero que Las Malvinas vuelvan a Argentina, fundamentalmente porque espero que la traición de Galtieri, y de quienes vitorearon al dictador en la Plaza de Mayo, a chicos de 19 años no haya sido en vano.

Apoyar a un dictador, por ser latinoamericano, que envió chicos al matadero para mantenerse en el poder no me llenaría particularmente de orgullo.

4:56 PM  
Blogger GUSTAVO said...

Prof. "MJO", solamente un comentario,
lamentablemente la historia nos demuestra que el hombre no es un ser de paz, muy por el contrario, en la historia de la humanidad no ha existido, quizás, una sola semana o día en que no ha muerto una persona por culpa de una guerra. La historia también nos demuestra que las pocas culturas que carecían de ejércitos, fueron absorbidas por aquellas que si los tenían y su población doblegada e inclusive eliminada. No existen muchos casos de estas culturas, pero un descubrimiento en el Perú hace poco tiempo, quizás aporte a este comentario. Sin embargo, lo mencionado no es con ánimos belicistas si no que, la defensa nacional y la consiguiente disuasión que esta pueda generar es la que cuenta para la paz.
saludos coordiales,
Gustavo

9:42 PM  
Blogger Verdugo said...

LAS MALVINAS SON INGLESAS Y NO LAS VAN A RECUPERAR NUNCA.... Y SI LE PODEMOS AYUDAR A INGLATERRA DE NUEVO LO HAREMOS SIN REMORDIMIENTOS !!!!

6:35 AM  

Post a Comment

<< Home