EL MUNDO, UN DÍA

Blog del Periodista Manuel Jesús Orbegozo. Este blog se mantendrá en línea como tributo a quien con su pluma forjo generaciones de periodistas desde la aulas sanmarquinas. MJO siempre presente.

My Photo
Name:
Location: Lima, Lima, Peru

Primero, recorrió todo su país en plan informativo, y luego casi todo el mundo con el mismo afán. Por lo menos, muchos de los grandes sucesos mundiales de los últimos 30 años del siglo XX (guerras, epidemias, citas cumbres, desastres, olimpiadas deportivas, etc.) fueron cubiertos por este hombre de prensa emprendedor, humanista, bajo de cuerpo pero alto de espíritu, silencioso, de vuelo rasante, como un alcatraz antes que de alturas, como un águila, por considerar que la soberbia es negativa para el espíritu humano. Trabajó en La Crónica y Expreso, y más de 30 años en el diario El Comercio como Jefe de Redacción, luego fue Director del diario oficial El Peruano y como profesor de periodismo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos lo sigue siendo aún después de 30 años seguidos. Esta es un apretada síntesis de la vida de un periodista hizo historia en el Perú y en muchos de quienes lo conocieron. Puede además ver su galeria fotográfica en http://mjorbe.jalbum.net Nota: MJO partio el 12 de setiembre para hacer una entrevista, la más larga de todas. MJO no se ha ido, vive en cada uno de los corazones de quienes lo conocieron.

Saturday, January 08, 2005

CHINA: ESPERANZA DE LA HUMANIDAD

Los mejores recuerdos de mis viajes por el mundo, lo constituyen los vividos en China. Desde el punto de vista profesional y humano, muy poco se compara con lo que me aconteció en ese gran país que visitè desde los turbulentos días de la Revolución Cultural de Mao, hasta el despegue hacia una nueva era económico-social propiciada por Teng Siao-ping.
Guardo de ese país muchos recuerdos en cantidad y calidad. En una cena ofrecida por el primer embajador de China en el Perú, Chiao Ro-ju, -en esos momentos alcalde de Pekin-, nos dijo a los que rodeàbamos la mesa, que “Orbegozo conoce China más que yo”. En efecto, pocos chinos, incluyendo al ex embajador, pueden haber tenido tanta suerte como yo. En mis nueve visitas de varias semanas cada una, estuve en nueve regiones diferentes, desde las más cercanas a Pekín hasta las más alejadas.
Por ejemplo, nunca olvidaré Turfán, en Xinjian, que es la parte màs profunda y càlida de la Tierra, situada a 154 metros bajo el nivel del mar; ni olvidaré el desierto de Gobi que atravesè a lomo de camello en bùsqueda de las huellas de Marco Polo en sus viajes al Oriente; inútil ilusiòn personal porque todo habìa sido borrado por el el viento y el tiempo.

No olvidarè el Palacio Potala, hermoso edificio construìdo en la cumbre de una montaña del Tibet. Allì, el Potala recibe y despide todos los dias al rey sol, en su cumbre impertérrita. Ni olvidarè la serpenteante Gran Muralla –una de las siete maravillas del mundo-. empezada a construir en el siglo VII A.C. y terminada varios siglos después. Más de 6 mil kilòmetros de largo, muchos derruídos y que, según se afirma, es la ùnica especie de sombra que los astronautas norteamericanos que llegaron a la Luna pudieron ver en la Tierra.
Tampoco olvidaré al Buda más grande del mundo cavada en una montaña de Leshan. Este Buda empezó a ser tallado el año 793 y terminado el 803, es decir que a los escultores chinos les costó 90 años de paciencia para esculpirla tan majestuosa. Mil años después, ni el tiempo ni el viento han podido deteriorarla gracias a un ingenioso sistema de mantenimiento que circula por su interior.

Nunca olvidaré Shen Zhen convertida en pocos años en una especie de Hong Kong o de Nueva York china. La visité cuando solo era una aldea de pescadores.
Tampoco olvidarè el circo chino de Shenyan con sus magos màs divinos que humanos; ni el interminable puente de Nankin ni la gigantesca Plaza de Tien An-men, testigo de los grandes acontecimientos chinos; ni la Ciudad Prohibida donde vivieron los emperadores hasta el último, Pu yi, y donde me sirivieron té en las tazas que antes solo las usaron los dichos emperadores.
Obras espectaculares que revelan el ingenio de los chinos, pero también su paciencia genética. Los chinos tienen su propia filosofìa sobre el tiempo, menos dramática que la nuestra. Para ellos, una cantidad X es un valor abstracto que no los sorprende ni los asusta como a nosotros. Cuando conversaba con uno de mis guìas –Tang Min-sin, luego embajador en América- digo, cuando hablàbamos en 1970 sobre Hong Kong, me dijo algo como: "cuando los britànicos nos devuelvan Hong Kong...".
Entonces, a mi me pareciò que esa fecha no iba a llegar nunca. Sin embargo, la fecha llegó tan rápidamente, como la metáfora de Mao: "Treinta años han pasado/ como un chasquear de dedos". Entonces, Hong Kong regresó al seno de la gran patria china al cumplirse los 150 años que lo tuvo usurpado el imperio britànico.
Nunca olvidaré lo mucho de bueno que tiene China, pero tampoco sus defectos, que ellos mismos reconocen haciendo ejercicio dramático de autocrìtica real. Nunca olvidaré los rostros de los viejos soldados que participaron en la èpica Larga Marcha, tales el presidente Mao Tse-tung, y Chou En-lai y Li Sien-nien, ni mis pláticas con ellos; ni olvidaré al mariscal Chu Teh ni a tantos otros con quienes, los invitados extranjeros, alguna vez brindamos con mou tai, -un licor célebre- recordando la fecha en que China se liberó para siempre del yugo extranjero.
Nunca olvidaré los rostros sudorosos de los trabajadores chinos, hombres y mujeres en las aldeas sembrando arroz, construyendo puentes, halando carretas, deteniendo ríos, abriendo capullos para obtener la seda imperial, tijereteando simples obras artísticas en papel cortado o esculpiendo budas panzones en marfil o bordando joyas de increible manufactura en oro y plata y jade y otras piedras preciosas.
Por supuesto que China es mucho más que todo eso, pero, además, está llamada a convertirse en el equilibrio del poder político en el mundo. Recientemente, China ha sobrepasado a los Estados Unidos de Norteamerica, en exportaciones al Japón; un dato histórico y muy simbólico en el campo del desarrollo econòmico mundial.
Todo es grande en China, y su comportamiento discurre dentro de los cánones humanos y polìticos honorables dentro de la inevitable miasma mundial. Un ejemplo: es posible que su ejèrcito sea el màs numeroso del mundo y, sin embargo, no hay un solo soldado chino hollando ilegalmente el territorio de ningún país ni grande ni pequeño ni poderoso ni inválido, del mundo, como actualmetne Estados Unidos en Irak..
China, dentro de los lìmites precisos, es, pues, un ejemplo de grandeza y una esperanza de paz para la humanidad.

1 Comments:

Blogger vahema said...

amigo Manuel Jesus, es grato poder enterarnos de todas las peripecias que haz pasado, muy buen reportaje sobre China, aunque en pocas lineas no se puede verter todo lo acumulado en varios meses.
Seguiremos en contacto, hasta pronto!

9:26 AM  

Post a Comment

<< Home