EL MUNDO, UN DÍA

Blog del Periodista Manuel Jesús Orbegozo. Este blog se mantendrá en línea como tributo a quien con su pluma forjo generaciones de periodistas desde la aulas sanmarquinas. MJO siempre presente.

My Photo
Name:
Location: Lima, Lima, Peru

Primero, recorrió todo su país en plan informativo, y luego casi todo el mundo con el mismo afán. Por lo menos, muchos de los grandes sucesos mundiales de los últimos 30 años del siglo XX (guerras, epidemias, citas cumbres, desastres, olimpiadas deportivas, etc.) fueron cubiertos por este hombre de prensa emprendedor, humanista, bajo de cuerpo pero alto de espíritu, silencioso, de vuelo rasante, como un alcatraz antes que de alturas, como un águila, por considerar que la soberbia es negativa para el espíritu humano. Trabajó en La Crónica y Expreso, y más de 30 años en el diario El Comercio como Jefe de Redacción, luego fue Director del diario oficial El Peruano y como profesor de periodismo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos lo sigue siendo aún después de 30 años seguidos. Esta es un apretada síntesis de la vida de un periodista hizo historia en el Perú y en muchos de quienes lo conocieron. Puede además ver su galeria fotográfica en http://mjorbe.jalbum.net Nota: MJO partio el 12 de setiembre para hacer una entrevista, la más larga de todas. MJO no se ha ido, vive en cada uno de los corazones de quienes lo conocieron.

Wednesday, November 22, 2006

PERU: GRAVES DESORDENES

El presidente Alan García, o mejor dicho aún, el Poder Ejecutivo, no logra poner orden en el país.
Por supuesto que lo que nos está sucediendo no es cosa de hace 24 horas, el desorden es viejo, tanto como la Colonia y la República.
Pero, con las experiencias vividas últimamente, algo deberían hacer los Poderes, pero aún más el Ejecutivo por ser el factual, para poner freno a tanto desbande
.

Las recientes elecciones regionales y municipales se han realizado en un clima de zozobra y, finalmente, han desbordado en asalto a municipios, quema de documentos electorales y hasta sangre y muertes.
Esto indudablemente no sucede en los países llamados “civilizados” lo cual no se logra sino con mayor educación cívica y menos hambre de poder.
En estas últimas décadas, en el Perú, como en otros países del mundo aunque sean pocos, se ambiciona llegar a un cargo, pero no con la idea de convertirlo en un medio de servicio público, sino de servicio personal no importa el tener que corromperse.
Los casos de corrupción contabilizados en estos últimos años se cuentan por miles. Desde un Ministro hasta un gobernador, desde un banquero hasta un vendedor ambulante, desde un sargento hasta un general, muchos de estos delincuentes, ahora están envueltos en procesos por apropiación o enriquecimiento ilícitos.

Claro, el presidente García llegó nuevamente al poder porque Dios es peruano y no por mayores méritos. Justamente sus deméritos eran los que lo descalificaban, tanto que al realizarse las elecciones presidenciales recientes, quedó en segundo lugar después de Ollanta Humala, un caudillista casi absolutamente desconocido.
García ganó en la segunda vuelta porque Ollanta fue destrozado en las urnas dada la campaña mediática implacable realizada en su contra y porque el imaginario, y no el popular sino el correspondiente a la clases B y A, fundamentalmente. Ollanta fue consideró un izquierdista a ultranza. Falsa imagen hecha gracias a sus propios padres y a sus propios hermanos que, finalmente, lo acusaron hasta de haber “traicionado” al nacionalismo cacerista enunciado por la familia Humala al crear su partido político.

García llegó pues de casualidad y todos pensamos, que podría gobernar con mayor eficacia, dada su anterior experiencia y sus conocimientos políticos adquiridos tanto en el país como en Europa.
El análisis reciente de sus “100 días de gobierno” no ha sido alentador.

De haber tomado las medidas pertinentes partidarias o no, no habría llorado luego de perder la alcaldía en Trujillo,que, como todo el mundo lo sabe, es llamada “La cuna del Aprismo” porque en esa ciudad nació Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador del APRA.
Trujillo siempre fue un bastión aprista aunque fuera solo románticamente, porque ya desde hace muchos años, algunos fundadores de este viejo movimiento político nacional renunciaron al APRA en vista de graves errores cometidos por sus dirigentes.
José Cassinelli Massei, por ejemplo, renunció y habría que preguntar quién fue Cassinelli para Haya de la Torre. ¿Y Jorge Torres Vallejo?. Este renunció siendo senador del aprismo y cualquiera puede darle un vistazo a su foja de servicios partidarios, a las de grandes apristas que un día renunciaron irrevocablemente.

Ahora que, el desorden del Perú, no se debe al aprismo sino, en general, a la falta de autoridades con sentido de responsabilidad social, profundo amor al Perú ( con todas sus etnias juntas), con decidida actitud cívica y moral.
Ya está demás repetir lo que todo el mundo lo sabe. Cuando Alberto Fujimori pretendía una segunda reelección, se descubrió que uno de sus más íntimos colaboradores era un funcionario despreciable, acaso el más indigno que pueda registrar la historia del Perú: Vladimiro Montesinos

Diremos que -satírica pero felizmente- gracias a Montesinos y, de paso, a los avances de la electrónica, descubrimos y vimos con nuestros propios ojos, cómo la lepra nos carcomía desde el comienzo de la República: la corrupción administrativa.
Quienes alcanzaron el Poder, siempre robaron, siempre comieron en plato hondo, siempre los pobretones se convirtieron en millonarios, siempre unos pobres diablos pasaron a ser mandamases; muy pocos hombres públicos conforman la excepción.

Ahora, acaban de ganar Regidores y Alcaldes que bien lo merecen, aunque otros, no. Pero, eso, justamente se debe a nuestra falta de educación cívica, a nuestra falta de madurez política. Los años se van amontonando y todavía no recapacitamos, todavía no reflexionamos, no sabemos elegir a nuestras autoridades.
Mientras otros países latinoamericanos tienen menos recursos naturales que nosotros, se están levantando raudamente, nosotros saltamos al vacío.
Las noticias de hoy, por ejemplo, son frustrantes, el pueblo furioso ha incendiado un municipio, otros vándalos han asesinado a un soldado, en fin, noticias que no nos enaltecen sino al contrario.

El presidente García debe reaccionar drásticamente y junto con los dos Poderes, el Legislativo y el Judicial, -que vienen de la postración y el descrédito-, deben empezar a cambiar al Perú aunque tengan que partir de cero, pero que lo hagan ya,

2 Comments:

Anonymous Juan Corvo Bueno said...

MJO:
Su país otra vez es un caos, que desastre!
Yo creo que le haría muy bien una nueva pasada del ejército chileno por Lima para ordenar las cosas y así nos quedamos con Tacna y ayudamos a esa pobre gente.
Ya deben estar acostumbrados a que entremos en su territorio cada tantos años asi que no se preocupe podemos ayudarlos.

7:34 AM  
Anonymous Anonymous said...

Respondiéndo al comentario anterior del sujeto chileno, me gustaría aclarar que cada país (y esto no sólo incluye al gobierno sino también a su gente) tiene todo el derecho y todas las facultades para salir adelante, lo nuestro es un problema de cultura, es cierto, pero también es cierto que se está formando un nuevo grupo de jóvenes que buscamos instalar los pilares para un cambio drástico en el Perú, los resultados no se verán a corto plazo y no será fácil con los gobernantes que tenemos; a Chile por ejemplo le tomo años de dictadura y de masacres llegar a "donde esta", sin embargo este ejemplar que arriba expone su comentario no nos deja más que el mal sabor del afán matonesco e imperialista que los caracteriza, son como Maquiavelo, "el fin justifica los medios" acá no queremos hacer eso señor, guardese sus tropas para cuando tenga que enfrentarse a potencias y a ver como quedan, no quiera hacer de su país el niño pegalón de la clase, el que se hizo gordo comiéndose el almuerzo de sus compañeros.
Claudia Guerra Arguedas

8:33 PM  

Post a Comment

<< Home